Cada kilo cuenta con GEOSPREAD®

RJ Beer ha ahorrado alrededor de 25 toneladas de fertilizante cada campaña gracias a la precisión y reducción de solapes de GEOSPREAD®

"Nunca pensamos que el control de sectores en una abonadora sería tan bueno", dice Andrew Beer de RJ Beer Contracting, acerca de la abonadora Vicon equipada con GEOSPREAD®. "Nos ha mostrado dónde necesitábamos estar en los trabajos de abonado".

"Ver cómo se cierran los sectores y ver cómo el patrón de distribución se ajusta para mantener la dosis correcta, demuestra que no está desperdiciando fertilizantes", dice. "Ahorramos alrededor de 25 toneladas de abono la campaña pasada, simplemente a través de una mayor precisión y menos solapamientos".

Con sede en Rake Farm, Kingsbridge, Devon, RJ Beer es una empresa de servicios que trabaja unas 2.400 Ha.

Hasta hace poco, los hermanos contratistas Rob y Andrew Beer habían estado usando una abonadora con células de pesaje, pero pronto descubrieron sus limitaciones en las pronunciadas laderas alrededor de Kingsbridge.

"Nuestra abonadora anterior era buena a 20 m, pero perdía precisión a 24 m, y nunca fue lo suficientemente buena en laderas o en las cabeceras del campo", dice Andrew. "Habíamos visto suficientes indicios como para saber que teníamos que encontrar una forma más precisa de aplicar el abono".

"Queríamos una capacidad de cinco big-bag para mejorar la logística, y poder utilizar el terminal IsoMatch Tellus GO para dar un paso hacial a agricultura de precisión", dice. "Y el GPS ha sido una elección brillante: probablemente la próxima vez optaremos por el terminal IsoMatch Tellus Pro para obtener una mayor capacidad de grabación de tareas y campos".

Los tamaños de campo varían de 2 a 25 Ha, y la velocidad de avance habitual es de 13,5 km/h.

"Es una máquina realmente impresionante", dice. "Introduzco la dosis en el terminal y la abonadora esparcidor hace el resto. Tenemos nuestras propias bandejas de muestro en campo, por lo que podemos verificar lo que está sucediendo”.

Y aún así, la abonadora juega con él.

"Y eso es porque si estuviera controlando la máquina manualmente, abriría más pronto y lo cerraría más tarde, pero el GPS muestra que solaparía demasiado con el consiguiente malgasto de abono. Ahora nuestros cultivos se ven mejor, simplemente porque están mejor abonados y los solapes innecesarios son inexistentes".

La mayor precisión también ha ayudado a los hermanos a modificar su modo de trabajar.

"La abonadora es tan precisa, que hemos estado probando un par de campos sin “tram-lines”, para evitar la erosión del suelo y la escorrentía en las pendientes pronunciadas", dice. "Con el GPS sabemos que no pondremos en peligro la precisión de la aplicación".

12. junio 2018

¿Tiene una pregunta?